Joao y Jude, el clásico de una nueva era

Seguramente pase mucho tiempo, o quién sabe si se volverá a repetir, hasta que volvamos a ver una rivalidad como la de Cristiano y Messi, acrecentada por la camiseta que llevaron en la mayor parte de su carrera. Aquellos clásicos con ambos en el campo son historia del fútbol español y mundial, pero la trituradora de recuerdos en la que se ha convertido la vida, y el deporte, obliga a poner la mente en blanco y buscar dos nuevas figuras en las que cimentar la nueva era del clásico. Visto lo visto en este inicio de temporada, dos recién llegados han comprado décimos de sobra para coger el testigo de Ronaldo y Leo.

Bellingham y Joao Félix son los jugadores más destacados de Real Madrid y Barcelona en estos dos meses y medio de temporada ya disputada. Ambos llegaron en verano a sus nuevos equipos y, aunque en el caso del portugués su vinculación es a préstamo, están señalados en rojo para marcar una nueva era. Ambos, a pesar de haber dado el susto entre semana, en sus respectivos partidos de Champions, serán titulares en su estreno en un clásico.

«Bellingham va a jugar porque está bien, recuperado. Ya no tiene la sobrecarga», explicó Ancelotti ayer en la sala de prensa de Valdebebas. El inglés se marchó el pasado martes del partido de Champions con una sobrecarga muscular. En el minuto 88, se echó al suelo y pidió el cambio. No estaba lesionado, pero el estado del terreno de juego de Braga, repleto de agua tras un día en el que no paró de llover, cargó su musculación. Para evitar sustos y no perderse el clásico, prefirió ser prudente y ahorrarse los últimos minutos, justo cuando ya su cuerpo estaba al límite de sufrir un percance de mayor magnitud.

Qué es un clásico

A Ancelotti también se le cuestionó ayer si había tenido una conversación con el jugador inglés para hablar de lo que significaba un clásico. El italiano no se anduvo con rodeos: «Yo no tengo que explicarle a Bellingham lo que es un clásico porque todo el mundo lo sabe. Es un partido mundial y todos los jugadores lo conocen», reflexionó el técnico blanco.

El inglés ha caído de pie en el Real Madrid. Diez partidos de Liga y tres de Champions en los que suma 11 goles, 8 en la competición doméstica y 3 en la continental. Números a la altura de Cristiano Ronaldo, por poner en contexto, a los que hay que añadir tres asistencias. Costó 100 millones de euros y muy poca gente se acuerda del precio. Eso sólo pasa cuando un jugador marca la diferencia tan pronto y en tantas ocasiones. Es evidente que Bellingham ha nacido para marcar una época histórica en el Real Madrid.

En el caso de Joao Felix, con permiso de los emergentes Fermín, Lamine y Guiu, el portugués oposita a ser esta tarde el gran protagonista en clave azulgrana. Con Lewandowski renqueante, el portugués asume galones y espera confirmarse ante el Real Madrid, un equipo al que nunca ha ganado ni marcado en partido oficial (aunque sí en su estreno en la pretemporada de 2019, en un memorable 3-7 en Estados Unidos). «Esperemos que eso cambie este finde», retaba el luso, que confirmó su presencia en Montjuïc tras el susto del pasado miércoles ante el Shakhtar: «Estoy bien, solo fue un pequeño golpe».

Joao Félix ha caído de pie en el Barcelona y le bastaron un puñado de minutos para meterse la afición en el bolsillo. Nadie pensó que encajaría tan bien. Ni el propio Xavi, que al principio no le quería en su proyecto. El técnico catalán tenía en mente otro perfil de jugador, pero la mala situación económica del club y las artes negociadoras de Jorge Mendes, íntimo amigo de Joan Laporta, propiciaron la llegada del delantero.

Para ello, tuvo que aceptar una ampliación de contrato con el Atlético. El club rojiblanco cedía al futbolista con el objetivo de que se revalorizara, algo que ha conseguido en este primer tramo de temporada. Sin cláusula de compra, si el Barcelona quiere quedárselo en propiedad tendrá que pagar lo que le pida el Atlético, que ya se especula con una cifra que ronda los 80 millones de euros.

Dos partidos tardó Joao Félix en encandilar al barcelonismo y en revertir la opinión de Xavi. «Es un jugador que entre líneas puede ser un centrocampista más y esto nos ayuda muchísimo. Difícilmente pierde el balón en zonas de construcción, cuando tiene que jugar fácil, juega fácil y se beneficia todo el equipo. Se ha visto un Joao Félix excelente, ¿no? Creo que más allá del talento, que lo tiene, el talento lo ha tenido siempre, el trabajo, cómo lo entiende, cómo es solidario con el grupo, como marca diferencias, la sensación de que está con la felicidad a tope, nos ha venido muy bien. Realmente marca la diferencia para el equipo», apunta el técnico. Titular indiscutible, hasta el momento suma tres goles (uno en Liga y dos en Champions) y cuatro asistencias (tres en Liga y una en Champions).

Ver Más noticias…