Los diputados del PSOE de la región no votarán en contra de la amnistía, pese a estar en contra

Después de meses de críticas a una ley de amnistía que permitiría la investidura de Pedro Sánchez, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha llegado este sábado al Comité Federal del PSOE, una reunión donde después de mucho tiempo se ha visto las caras con Sánchez. A la entrada del encuentro, donde los periodistas esperaban en la calle Ferraz, ha reiterado su postura de rechazo y ha afirmado que aunque la amnistía pudiera caber en la Constitución, es un extremo que «no casa con los valores del PSOE».

García-Page hizo su llegada acompañado de los secretarios generales provinciales del PSOE en la región, además del diputado por Toledo y ‘número dos’ del partido, Sergio Gutiérrez, y la senadora Carmen Torralba. Ha dicho que llegaba para opinar y ser «coherente» con sus propias posiciones, que trasladaría en el seno de este órgano del partido. «Intento decir fuera lo mismo que dentro, y asumo lógicamente lo que decidan las mayorías. En eso consiste la democracia del país y de los propios partidos políticos», ha señalado, dejando claro que los diputados del PSOE por Castilla-La Mancha no romperían la disciplina de voto en una decisión adoptada por mayoría.

«Los que apelen al transfuguismo están apelando al fraude político, al fraude a los votantes, y están cogiendo atajo. No se puede contestar al atropello constitucional que representa Puigdemont con otro atropello a la democracia española, hay que tener los límites claros», dijo.

Los principios

«Para mí, cuando se dice que lo que vamos a hacer como socialistas está dentro de la Constitución, alguien puede pensar que eso es estupendo, pero es que eso es obvio, eso es obvio. Los límites no son sólo la Constitución, un documento donde también cabe Vox, y precisamente en las generales se votó para que no saliera. Hay muchas cosas que caben en la Constitución que no casan con los ideales, los valores, los principios de fondo del PSOE».

Tras la reunión, celebrada a puerta cerrada (más información en la sección de Nacional). Page ha dicho a los periodistas: «Yo me reafirmo en mis propias posiciones, creo que hay argumentos muy sinceros y francos; creo que el presidente ha dado el paso de abordar directamente el problema que todo el mundo comenta en España y que no se abordaba, que es el de la amnistía, y voy a trabajar para que no haya divorcio entre la opinión que hay hacia dentro del partido con la opinión de toda la gente que nos apoya». Preguntado por si va a votar a favor de la pregunta de la consulta dirigida a la militancia socialista, ha contestado que «eso es una decisión que se emite en privado, pero me parece bien que se consulte». Sobre qué harían los diputados del PSOE de Castilla-La Mancha si ganara el sí en cuanto a apoyar la investidura de Sánchez, se ha preguntado que «yo no termino de entender por qué se piensa que los diputados de una región pueden tener posiciones regionales», y ha añadido que «para hablar de España, más bien para intentar destrozarla, ya están los independentistas, pero pedirle a un diputado que se presenta en listas con clave nacional que lo que haga es trocear en 17 partes también al PSOE, me parece, literalmente, lo que más le llevaría al orgullo a gente como Puigdemont. El PSOE tiene clave nacional, piensa en clave nacional, vota por mayorías o monorías; yo tengo una posición que es minoritaria, y seguiré diciendo lo mismo».

Ha explicado Page que en la reunión del Comité Federal se ha pedido que se incluyera la palabra amnistía en la pregunta que se va a hacer a la militancia, «pero se ha descartado; han pedido un voto de confianza, pero una cosa es acatar y otra comulgar, que son cosas muy diferentes», ha afirmado, a la vez que ha reconocido que alguno de los asistentes a la reunión le reprocharon su postura crítica. Ha contado que lleva mucho tiempo en política y que no será la primera vez que «se aprueba casi por unanimidad una cosa y a la vuelta de un tiempo se piensa por casi unanimidad lo contrario».

Acuerdo del PSOE con Sumar

Sobre sus sensaciones y tras el encuentro, añadió que «de este sitio he salido con sensaciones más dramáticas todavía, un famoso 1 de octubre, con lo cual aquello no hay quien lo supere. Pero bueno, no voy a volver a fumar. Quiero decir que no van a conseguir que vuelva a fumar».

En relación al acuerdo con Sumar, a juicio de Page «no va plantear ningún tipo de dificultad en las bases del Partido Socialista» ya que va «en la dirección de una España más social, más verde». «Otra cosa es lo que esté por detrás, y eso ya no lo sabemos».

Ver Más noticias…