Un estudio pone en duda que lanzar una moneda al aire consiga un resultado al azar

Cara o cruz. Cuántas veces una simple frase, acompañada del lanzamiento al aire de una moneda ha servido para tomar una decisión. Normalmente este sistema que para nada se creía científico y que se basaba, en principio, en el azar ha servido para desencallar opciones. Y, aunque pasen los años sigue siendo habitual en muchos ámbitos, por ejemplo, a la hora de que dos equipos de fútbol acuerden desde qué bando del campo desde donde empiezan a jugar y quién tiene el primer toque de balón.

Su uso va mucho más allá. Elegir, de entre un grupo de personas, la que será la encargada de realizar una misión o utilizar la moneda para escoger un color o una determinada prenda son ejemplos habituales. Pero hay mucho más y es que este juego al aire ha llegado a servir para decidir alcaldías: el pasado mayo se utilizó en algunos municipios.

Sea como sea, el misterio ha acompañado siempre este tiro, ya que algunas personas creen (o han hecho creer) que las monedas siempre caen del mismo lado. Ahora, un meticuloso estudio internacional ha puesto sobre la mesa un nuevo aspecto de la moneda que ha dejado atónitos a muchos y que cuestiona si este sistema es justo y equitativo.

¿Seguro que se trata de azar?

Para hacer la investigación hacía falta, como es lógico, monedas y dinero en efectivo y así fue: se localizaron 48 participantes y 46 tipo de monedas distintas. A partir de aquí, y gracias a cámaras de alta velocidad y precisión, que sacan 10.000 fotos por segundo, un grupo de investigadores ha revisado ni más ni menos que 350.757 lanzamientos y ha descubierto que existe un sesgo.

Los expertos, liderados por dos matemáticos (uno de ellos especializado en variables aleatorias) y un estadista, han concluido que la caída de la moneda de un lado quizás no tenga que ver al 100% con el azar. Según sus reflexiones, el cara o cruz no sería una cuestión de 50 y 50%.

«Nuestros datos proporcionan una evidencia sólida de que cuando algunas personas (pero no todas) lanzan una moneda justa, ésta tiende a aterrizar del mismo lado en que empezó», dice el estudio. En concreto, han detectado que la cara que queda a la vista al lanzar la moneda tiene un 50,8% más de posibilidades en el resultado final.

El análisis no acaba aquí y es que este porcentaje varía levemente en función de quién lance la moneda. A la vista de que los resultados parecen muy ajustados o incluso poco convincentes, los investigadores inciden en que, por ejemplo, en casos de apuestas repetidas sí pueden ser cruciales y que entonces quizás podría ser útil esconder la posición inicial de la moneda o hacer que en su caída caiga a una superficie que provoque el rebote.

El estudio ha sido publicado, de momento, por arXiv LINK y está pendiente ahora de una revisión más extensa. Sus impulsores, con todo, dan por hecho de la fiabilidad de sus resultados dado el gran número de datos aportados.

Ver Más noticias…